La razón del campo

LA RAZÓN DEL CAMPO. El legado de Rocío Eslava.

La Universidad Rural Paulo Freire (URPF) es un humilde proyecto que ha centrado su eje de trabajo en la recuperación de la cultura campesina de nuestro país. Ligada a la Plataforma Rural y a La Vía Campesina, y creada desde el análisis y la emoción de un grupo de personas de distintas comarcas, tiene como punto de mira el rescate del saber hacer de aquellas generaciones que han practicado un agricultura “ecológica y sostenible” sin darle estos adjetivos. La postmodernidad tiene una deuda contraída con la sociedad agraria que la ha precedido, con hombres y mujeres que supieron gestionar la tierra con delicada primura pero en unas condiciones sociales realmente imposibles. Esta sea, probablemente, una de las causas de la huida (y de la destrucción) que este país ha hecho de todo lo rural, y que se ha visto acrecentado por las directrices mercantilistas de las distintas políticas agrarias en su apuesta por lo agroindustrial y el monopolio alimentario. Ha tenido que pasar casi medio siglo para que caigamos en la cuenta que los modelos alimentarios basados en la concentración económica, la síntesis química y el monocultivo están siendo la el azote de un cultura ancestral ligada al equilibrio ecológico y a la lucha contra el cambio climático.

La URPF en su sede de la Comarca de Ronda (Málaga) inaugura la colección La razón del campo y la editorial Referencias –con un diseño no exento de riesgo de Raúl Fernández-  con la idea de abrir una línea de investigación y divulgación sobre la cultura campesina. Su primer libro, El legado de Rocío Eslava, se abre con un prólogo ilustrado y preciso de Mª Luisa Gómez Moreno, quizá la geográfa de la Universidad de Málaga más conocedora de la realidad de la montaña malagueña; y con un artículo inaugural de fondo sobre la dirección que ha de tomar el proyecto de la URPF en este contexto agrario andaluz de uno de sus impulsores, Antonio Viñas.

La base de este primer volumen son tres trabajos de Rocío Eslava (Vida campesina: historia de la familia Márquez-Sampalo, El oficio de partera en el mundo rural: María Arroyo Serrano y La feria tradicional de ganado de Ronda) que fueron realizados en los años 2004-05, y financiados por el CEDER Serranía de Ronda (coeditor de esta publicación), dentro del acuerdo de colaboración con esta Universidad Rural.

Los artículos toman la voz popular como eje y componen un primera aproximación al análisis de unas formas de vida rural que, si bien pueden parecer obsoletas para una sociedad moderna que solo se mira en el ombligo de lo tecnológico, están llenas de algo más que de descargas de información y propaganda: dignidad, resistencia y sabiduría. Algo que quizá escasamente se aprende en el libro del diario de esta época en la aldea global de Occidente.

Desgraciadamente, en junio de 2009, cuando se estaba gestionando este libro, una inoportuna enfermedad se llevó a su autora, a Rocío Eslava. Desde entonces este libro pasó a ser, entre los que estábamos en su entorno, “el libro de Rocío” y se le ha esperado con más interés si cabe. Un año más tarde va a ver la luz y se ha incluido un artículo que, en un principio, no estaba previsto. Es un texto con el que ella iba a emprender una colaboración periódica sobre el papel de la mujer en el mundo rural para la histórica revista Jábega, de la Diputación Provincial de Málaga. Su originalidad y fuerza interior al mostrar el indispensable papel de la mujer dentro de la economía rural, ha dado pie a situarlo como el mejor preámbulo al contenido de las investigaciones: si algo comparten la mujer y la cultura de origen campesino es la condena social a la invisibilidad de la que intentan liberarse. En él, de forma emocionada, surge un relato de su experiencia como mujer que no te deja indiferente y educa (incluso sin necesidad de excesivas retóricas forzadas por el nuevo lenguaje de género) porque el río fluye con el rumor de la poética, con el agua de la verdad.

En los días últimos antes de su desaparición, plenamente consciente de su situación, ella reflexionaba tranquilamente sobre la muerte y tenía una grata sensación de su paso por el mundo. Lo único que le ataba, nos decía, era su familia y algunos proyectos en cartera, todos relacionados con el despegue de la condición de la mujer y lo rural.  Hablábamos, entre otras cosas, de las tesis que mantenía el escritor John Berger sobre la economía de los muertos, de cómo esta sociedad capitalista se había salido tanto de los límites que ya no se hablaba con ellos, y ni se les rendía el culto que merecían. Que el ser humano en su pretendida omnipotencia había vendido su memoria genética y cultural al mejor postor.

Berger, basándose en que hay más almas muertas que vivas sostiene que “los muertos rodean a los vivos y que los vivos son el centro de los muertos… y que si los vivos pensamos en los muertos como en aquéllos que han vivido, los muertos incluyen a los vivos en su propia colectividad”. Probablemente, Rocío, nuestra querida Rocío, nos incluya en el centro de su preferida colectividad y, al escribir estas palabras nos escuche desde el corazón intemporal de su inexistencia.

(*) Antonio Viñas de la Universidad Rural Paulo Freire

Para conseguir el libro contactar con: peritacreaciones@hotmail.com, tel: 686196370. Precio 15 € + gastos de envío