La mano que mece la cuna…es la mano que domina el mundo

Por Ferran García de Veterinarios Sin Fronteras

Este texto analiza el desequilibrio de poder en la cadena alimentaria centrándose en dos elementos clave de la ganadería intensiva: la genética y los piensos. Se hace, además, un esbozo de la importancia de estos tipos de actores en la “gobernanza” interna de la cadena señalando  su vinculación con la especulación alimentaria.

Introducción:

Algo huele mal en la cadena alimentaria imperante y el hedor viene del monumental desequilibrio de poder existente en ella. Esto es un hecho contrastado: los sindicatos agrarios lo denuncian y prueban un día sí y otro también; el Observatorio de precios del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ofrece datos claros;  y a nivel europeo existen dos comunicaciones de la Comisión que van en ese sentido y que realizan algunas recomendaciones interesantes. Además también lo constata el  grupo de trabajo específico para el caso de la leche de la Comisión Europea y, finalmente, por si faltara algo más, el Relator de NNUU para el Derecho a la Alimentación ha expresado recientemente su preocupación por este hecho y ha propuesto medidas correctoras. Pero el hecho continúa inmutable: quien posea los recursos productivos (o quien tenga poder de coacción sobre quien los controla) es quien moldea el modelo de producción en función de sus intereses. Es decir, que la clave está en el control de lo necesario para producir y/o distribuir los alimentos.

ALGUNOS SINTOMAS DEL MAL FUNCIONAMIENTO

Durante 2008-2009, en plena crisis de los precios alimentarios, si bien inicialmente algunos precios agrícolas incrementaron su precio, a los pocos meses y como corresponde a un buen ciclo especulativo, éstos cayeron a peso. Entonces se vio con nitidez que mientras los precios que percibían la agricultura se desplomaban, los que pagaban los/as  consumidores/as  seguían subiendo o permanecían estables durante mucho tiempo.

Eso hizo saltar algunas alarmas europeas (otras llevan años sonando en el desierto) y  fue el inicio de las dos comunicaciones de la Comisión antes mencionadas. En ellas se dice que hay algo que no funciona bien en la cadena agroalimentaria europea, que ese mal funcionamiento es malo para el consumo y desastroso para la agricultura. Veamos algunos signos del mal funcionamiento de las cadenas alimentarias imperantes:

–          En Europa, el subsector de la producción representa aproximadamente el 11% de las ventas totales del sector agroalimentario pero en cambio soporta entre un 20-30% de todos sus costes. Algunos casos son especialmente drásticos: en España según el sindicato agrario COAG, el 60% del beneficio del precio final del producto se queda en la gran distribución, mientras que el sector agrario lleva acarreando pérdidas durante años. Un caso claro es el de la leche donde la ganadería lechera pierde dinero, la distribución se queda, al menos, con un 60% del beneficio de la venta de un litro de leche (pudiendo llegar a ser del 90%) y la industria láctea con el resto (10%-40%).

–          Otra manera de mirar la misma cosa es observar el diferencial de precios de origen (campo) a destino (mesa), así los precios en origen de los alimentos han llegado a multiplicarse hasta por once en destino, existiendo una diferencia media de 390% entre el precio en origen y el final.

–          Las 6 primeras empresas del sector agroalimentario en el Estado tienen unas ventas iguales al  presupuesto del MARM

–          La desaparición de la ganadería familiar (y últimamente la no familiar también) no deja lugar a dudas. En el estado español en los últimos 50 años se han perdido 112 explotaciones al día, pero la intensidad de la extinción se ha incrementado últimamente y en los últimos 8 años son 255 las perdidas al día.

NÚCLEOS DE PODER EN LA CADENA DE ALIMENTOS DE ORIGEN ANIMAL.

Para intentar cambiar esta realidad puede tener interés determinar primero quíen controla realmente la cadena agroalimentaria, luego sus mecanismos de dominación y finalmente elaborar la propuesta correctora y luchar por ella. Este texto trata de la primera parte. La ganadería familiar se encuentra desde hace años atada de pies y manos. De pies porque aquello que necesitan para producir leche, huevos o carne les viene dado y condicionado por la industria de la genética animal y de los piensos, especialmente. De manos porque cuando van a vender su producto deben aceptar las condiciones y precios que les impone la industria alimentaria y la gran distribución.

Núcleos de dominación

Uno de los datos más reveladores para analizar el grado de dominación o el desequilibrio de poder en la cadena agroalimentaria, es el ‘share’ o porcentaje de control de una empresa o grupo de empresas sobre un elemento de la cadena. Es el ‘share’ de la empresa más que el tamaño total de ésta el que define el poder sobre ese eslabón. En el caso de la ganadería los eslabones clave son la genética, los piensos y la venta del alimento a las fases siguientes de la cadena. En las líneas que siguen nos centramos en los dos primeros, las ataduras de los pies de la ganadería, como antes señalábamos.

EL ANIMAL-PIENSO

Es importante resaltar que estos dos elementos, genética y piensos, no funcionan aisladamente, se coordinan. Los animales son en realidad animales-pienso (animales que responden al pienso) y el pienso es pienso-animal (pienso pensado para esos animales).

  • Genética animal:  La mano que mece la cuna

Quien más quien menos ha oído hablar del oligopolio de las semillas y lo inaceptable que supone la privatización de la vida (y de las semillas depende la nuestra). Menos conocida resulta la situación en el caso de los animales de los que obtenemos alimentos. La industrialización ganadera se basa, como inputs claves, en animales genéticamente seleccionados y en pienso. Esos animales son propiedad privada y están producidos, comercializados y controlados a nivel mundial por no más de 10 empresas.  Cuatro empresas para el porcino (carne), cinco para el bovino (leche y carne) y cuatro para las aves (carne y huevos). Ellas son la mano que mece la cuna, en sentido literal, y a diferencia de otros sectores la mayor parte de ellas son de capital europeo. Algunas de estas empresas se repiten en cada subsector.

Las dos mayores empresas de genética animal del mundo son Genus y Hendrix. ¿De qué grado de poder estamos hablando? Pues considerable: veamos, la mitad de los huevos industriales del mundo los ponen aves Hendrix. También uno de cada dos pavos que se producen industrialmente en el mundo lleva el DNI de Hendrix en el pìco. En España Hendrix (a través de su filial Hypor) es propietaria de la genética de 1 de cada 4 cerdos. Pero el rey indiscutible de la genética animal es Genus, líder mundial en porcino y bovino (leche y carne). En porcino, 1 de cada 3 cerdos de Norteamérica (el principal productor mundial después de China) y uno de cada 10 en Europa son made in Genus. Por lo que se refiere a su división bovina (ABS) vende anualmente 10 millones de dosis seminales, con las cuales podría inseminar a la mitad de las vacas lecheras europeas y a 15 veces las vacas lecheras del estado español.

Estas empresas suministran el material sobre el que se edifica la leche, los huevos o la carne industrial, a ese material se le añade el pienso.

  • Piensos:  la tela de araña

Los piensos son el principal coste económico de las ganaderías  llegando a representar hasta el 70-80% en el caso del porcino o la avicultura industrial. Son, por tanto, un factor clave en la rentabilidad monetaria de su producción, además, su relación directa con los complejos de cereales y soja a nivel mundial, así como la enorme influencia de la economía especulativa en la creación de los precios de sus materias primas, hacen de este recurso un ariete primordial del agronegocio. Una sola empresa (Nutreco) controla casi el 20% del pienso que se produce en el estado español Las cuatro principales empresas, Nutreco, Guissona, Vall Companys y Coren, controlan el 35% del mercado de piensos

De todas maneras, aunque esas empresas compran los componentes del pienso y los mezclan, en realidad la llave de la alimentación animal está aún más concentrada y transnacionalizada. En el estado español los dos principales componentes del pienso (cereales y soja) son controlados por  Cargill y Bunge. En Europa esas dos empresas más ADM controlan el 80% de la soja que entra en el continente. Ese grado de concentración también existe a nivel mundial,  básicamente dos actores, Cargill y ADM,  controlan el sector de los cereales en el mundo (más del 70% del mercado entre los dos), y las “4 grandes”, Cargill, ADM, Bunge y Dreyfus, dominan el de oleaginosas (soja). En la logística para la exportación de los granos, 4 empresas tienen las riendas del 60% (Cargill, Cenex Harvest States, ADM, General Mills).

Esta tela de araña que captura tanto negocio se construyó promoviendo que la ganadería se basara en los piensos industriales, creando líneas genéticas de animales que respondieran a esos piensos e integrando internamente lo más posible toda la cadena. Donde vemos una pechuga de pollo tenemos que empezar a ver a Cargill, donde vemos un huevo tenemos que empezar a ver a ADM, ¿Una chuleta de cerdo? Los mercados de futuros de la bolsa de Chicago. ¿Un huevo frito? A Hendrix. ¿Un café con leche? Además de Lactalis y Nestlé, pensemos en Bunge.

Pero hay una dimensión trascendental que forma parte de este complejo y no del de otros que también inciden en la cadena alimentaria: la especulación financiera. Los precios y cantidades del cereal y la soja que se ponen en circulación, así como sus condiciones, se deciden en la bolsa (El mercado CME de Chicago, unión del antiguo Chicago Mercantile Exchange y del Chicago Board of Trade, es el más importante en el sector), y con ellos se juega en el sentido más descarnado de la palabra. Por ejemplo, para un producto básico como el trigo, los fondos de inversión financieros controlan entre el 50% y el 60% del trigo comercializado en los más grandes mercados mundiales.

Integrando que es gerundio

Pero hemos dicho que además que la producción ganadera industrial tiende a integrarse y coordinarse internamente todo lo posible. En el Estado español la práctica totalidad de la producción estatal de huevos y carne de pollo y cerdo se encuentra integrada. Las empresas integradoras son, en general, fábricas de piensos o actores que tienen la fabricación de piensos como un eje clave de su negocio. En el modelo español la integración consiste en que la empresa integradora suele contratar el cebo del pollo o cerdo con un/a granjero/a a quien suministra, además del animal, el pienso y la asistencia técnica y veterinaria. El/la granjero/a integrado pone la granja donde todas las faenas que requiere el engorde y percibe de la integradora un pago por sus servicios.  El resultado en términos de poder de la integración es la pérdida de control sobre los recursos productivos por parte del “ganadero/a” y por tanto nula capacidad de incidir en la cadena agroalimentaria. Es en realidad un asalariado de la gran empresa de piensos, del matadero o de la industria alimentaria. Podemos encontrar interesantes análisis de la historia y los porqués de la integración en numerosos estudios, pero lo que nos interesa remarcar aquí es que este proceso fue introducido a partir de los años 50 en el estado español primeramente con el complejo maíz-soja-ave procedente de Estados Unidos y un poco más tarde con el complejo cereal-soja-cerdo. Así inicialmente las grandes empresas estadounidenses de granos y genética animal lanzaron en paracaídas el modelo integrador sobre un suelo fértil, y este no ha hecho otra cosa que crecer y expandirse. Actualmente se han unido a la dominación de la integración, los mataderos y algunas industrias alimentarias, y aún más recientemente la reina de toda dominación: la distribución “moderna”  que a veces realiza contratos de integración pero que tiene sus propios mecanismos de poder.

El modelo ganadero industrial actual, por tanto, tiene unos cimientos que han sido creados y conducidos por grandes corporaciones cerealísticas transnacionales, desde hace más de 50 años, y auspiciados y mimados por las administraciones competentes hasta el funesto resultado actual.

Conclusión

3-4 empresas controlan la red de producción-comercialización de los cereales y la soja, la cantidad que se ofrece al “mundo”, sus características y su precio se decide en la bolsa con espíritu especulativo, y finalmente todo ello se traslada a las producciones ganaderas industriales a través de los piensos y las empresas de integración ganadera. Es imprescindible deconstruir todo esto, poner coto al poder abusivo de estas empresas, sacar a la alimentación de la especulación financiera, y regular los mecanismos de dominación de la industria cerealística.

Algo funciona mal en la cadena agroalimentaria industrial, sí. Algo funciona muy mal cuando la alimentación y el futuro de la ganadería y agricultura del estado (y estas personas gestionan más del 70% del territorio y nos dan de comer, no lo olvidemos) responde a los intereses particulares de quien ha conseguido dominarla. En este texto hay un pequeño repaso a algunos de estos actores. Reubicar el poder en las cadenas agroalimentarias industriales al campesinado y el consumo, y crear nuevos sistemas de relación entre producción y consumo distintos a éstas, son partes esenciales de la lucha por un mundo rural vivo.

PARA SABER MÁS

–          Informe del Relator especial de las NNUU sobre el derecho a la alimentación

www.srfood.org/images/stories/pdf/otherdocuments/20101201_briefing-note-03_en.pdf

–          Livestock genetics companies. Concentration and proprietary strategies of an emerging power in the global food economy. Susanne Gura (2007). www.pastoralpeoples.org/gura_livestock_genetics.htm

–          Food, Inc.  Corporate concentration from farm to consumer . UK Food Group. http://www.ukfg.org.uk/docs/UKFG-Foodinc-Nov03.pdf

–          La soberanía del industrial. Industrias del complejo pienso-ganadero e implantación del modelo de consumo fordista en España: 1960-1975 www.ub.edu/rhi/articulos/bajar/1345

–          El impacto medioambiental de las explotaciones porcinas en Catalunya desde una perspectiva de filière www.ucm.es/info/ec/ecocri/cas/soldevila.pdf

–          Commission UE: Communication on A better functioning food supply chain in Europe http://ec.europa.eu/economy_finance/publications/publication16061_en.pdf

–          Valoración de la presidencia del gobierno español sobre la comunicación de la Comisión sobre el mejor funcionamiento de la cadena alimentaria. www.coag.org/rep_ficheros_web/14868a94b3a1c6e9d303ba19add8e71e.pdf

–          Propuestas para el mejor funcionamiento de la cadena alimentaria de COAG, ASAJA, UPA y Cooperativas Agroalimentarias. http://www.baserribizia.info/index.php/multimedia/documentos/doc_download/73-cadena-agroalimentaria-propuestas-coag

–          Grupo de Alto Nivel para la competencia en la cadena agroalimentaria de la Comisión Europea http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/food/competitiveness/high-level-group/index_en.htm

–          High Level Expert Group on Milk, European Union. http://ec.europa.eu/agriculture/markets/milk/hlg/index_en.htm

–          Especulación alimentaria: