Los números cantan !!!

LOS NÚMEROS CANTAN

Son muchos los factores para analizar los resultados de nuestras fincas agrarias: sostenibilidad, calidad del producto, autonomía pero lógicamente el que nunca se olvida es el rendimiento económico. En esta sección queremos, a partir de estudios cedidos por Etxalde y Veterinarios Sin Fronteras, romper alguno de los mitos más habituales. Aquel que indica que la profesionalidad, especialización o modernización, es siempre mucho más rentable que otros modelos de producción.

PRODUCIR LECHE EN EUSKADI

Como ejemplos tomamos los datos reales de dos fincas de la cornisa cantábrica, con un número similar de vacas.

Explotación nº 1. Año 2009

Superficie Agraria Útil: 24,2 hectáreas.

Censo medio de vacas: 36,8 vacas.

Explotación familiar. UTH: 2

Producción Total: 277.104 litros.

Venta a la industria

 

 

 

 

 

 

 

Se trata de una explotación familiar que basa su alimentación en una mezcla de concentrado y silo de hierba que realiza en sus terrenos además también compra heno de alfalfa. La ración alimenticia es igual durante todo el año. Las instalaciones y gran parte del terreno que dispone, está diseminado en infinidad de parcelas de pequeño tamaño que se encuentran rodeadas de zonas urbanas. Con esta situación el manejo de las parcelas a base de pastoreo se hace inviable. Por otra parte esta explotación no realiza la recría en su propia explotación,  sino que lleva sus novillas a una explotación especializada y luego las recupera fechas antes del parto. El consumo de concentrado por vaca y año 4.087 kg.

Explotación nº 2. Año 2009

Superficie Agraria Útil: 72 hectáreas.

Censo medio de vacas: 30,2 vacas.

Censo medio de ovejas: 210

Explotación asociativa. UTH: 4

Producción leche de vaca: 128.885 litros.

Producción leche de oveja: 17.021 litros.

Transformación y venta directa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Como se puede observar en los datos anteriores es una finca que dispone de mucha tierra que aprovecha mediante pastoreo tanto de las ovejas como de las vacas. No realizan ensilado alguno y todo el forraje propio que almacenan lo hacen en forma de heno. Complementan los forrajes propios con concentrado y heno de alfalfa, tanto unos como otros de producción ecológica. El consumo de concentrado por vaca y año es de 900 kg.

Cuentas de explotación

FINCA 1

FINCA 2

Ingresos leche (y finca 2 queso vaca)

94.178

128.261

Ingresos leche y queso oveja

46.020

Ingresos carne vacuno

4.957

8.500

Ingresos carne ovino

11.000

Subvenciones explotación

17.161

39.252

Subvenciones inversión

7.354

6.327

Otros ingresos

2.429

900

TOTAL INGRESOS

126.079

240.260

Alimentación comprada

40.846

31.584

Forrajes propios

4.138

2.400

Gastos veterinarios

7.364

2.840

Comercialización

0

10.214

Otros gastos variables

18.124

10.271

Seguridad social

5.080

10.160

Reparación y conservación

3.619

22.500

Intereses prestamos

0

0

Amortización técnica

22.251

25.481

Otros gastos fijos

9.269

14.800

TOTAL GASTOS

110.691

130.250

RESULTADO

15.388

110.010

BENEFICIO/TRABAJADOR/A

7.694

27.502

Somos conscientes que son dos fincas diferentes, con situaciones propias y por lo tanto difícilmente comparables. Pero aún así nos parece interesante contrastar ¡qué los números cantan! Nos encontramos una finca que genera muy pocos beneficios para las dos personas dedicadas (por debajo del salario mínimo) y otra finca donde las personas perciben un beneficio que si no deciden reinvertir es superior a las referencias establecidas.

¿Por qué?

Un análisis sencillo de ambas cuentas señala dónde están las diferencias. En primer lugar destaca el precio percibido por litro de leche comercializado. Al realizar venta directa de su producción, la explotación nº 2 vende el litro, bien sea de leche líquida o transformada en queso, aproximadamente a 1 euro. Mientras la finca 2 que vende su producción a las industrias lácteas a un precio aproximado de  0,31 euros (frente a los 0,337 euros el litro que como promedio se paga en el resto de Europa). Además la finca especializada en la producción de leche, pierde la capacidad de diversificar sus ingresos, dejando de lado ingresos que pueden llegar de la venta de carne, de ingresos agrícolas, etc.

La percepción de ayudas a las actividades de ambas fincas es considerable. Pero desde luego, mucho más para la finca 1, que si no fuera por las subvenciones recibidas, hubiera presentado resultados negativos. No es de extrañar (aunque sí de denunciar), entonces,  que en otros sectores se dediquen a cultivar sólo por la percepción de la ayuda, sin sacar la cosecha del propio campo.

Por otro lado las cifras señalan claramente al capítulo de gastos. La primera finca, como ocurre en muchas otras fincas especializadas y sin tierra, tienen que soportar altos costes para asumir el gasto de la alimentación comprada en el exterior. El cálculo promedio es de 0,177 €/litro, por encima de muchos países de Europa. Este dato deja muy clara la dependencia total de las explotaciones de leche en un contexto especulativo de materias primas para la alimentación del ganado. Llama también la atención los gastos veterinarios en una finca u otra. Está claro que modelos productivos como el de la explotación nº 2, en los que la base de la alimentación es el forraje van a tener su reflejo en una mejor salud del rebaño.

La diversificación (frente a las tesis mayoritarias que apuestan por la especialización) junto con la venta directa son dos factores claros para entender los rendimientos económicos. En cambio, podemos afirmar que la ecuación de a mayor producción, mayor beneficio no es real. Lo realmente importante es conseguir el mayor margen de beneficio por litro, con lo que una producción inferior con mayor margen es más interesante para el sector productor.

Un último dato que queremos presentar, y que no aparece en la cuenta de resultados, pero es de una importancia crucial es aquel que se refiere a la ‘calidad de vida’ de las personas trabajadoras en ambas fincas. Mientras en la finca 1 las dos personas trabajan los 365 del año, en el caso 2, cada tres fines de semana uno de los asociados tiene derecho a un descanso de fin de semana.

Ganadería ‘como manda la tierra’

Frente al modelo de producción intensivo, muy mecanizado y dependiente de alimentación exterior donde predomina el concentrado, tenemos la alternativa de fincas diseñadas en función de las tierras disponibles y con una dieta basada en forrajes. Recordemos que las vacas son rumiantes y una alimentación alta en concentrados es favorecedora de problemas para el animal. Y ahí ya tenemos un ahorro importante en los costes de veterinario. Un ahorro al menos del 50%.

Según algunas experiencias bajo este modelo extensivo, la producción de leche es más que satisfactoria. Sus cálculos hablan de 25-27 litros de leche por vaca al día, como media, y buenos porcentajes de materia grasa y proteína.

Conclusiones

Está claro que las explotaciones como la nº 2 que cierran todo el ciclo, desde la producción hasta la comercialización y teniendo un mercado consolidado tienen en sus manos muchas más herramientas para conseguir una renta digna y duradera. Pero también tienen claro que el método de producción es lo que le va dar una seguridad en el tiempo de cara a las personas consumidoras de sus productos.

No todas las explotaciones por diferentes motivos pueden abordar un cambio hacia la transformación o hacia la venta directa, pero sí que la mayoría de las explotaciones puede hacerlo hacia la desintensificación y la disminución de gastos. Este objetivo es el único que nos va a permitir que las explotaciones de vacuno de leche puedan seguir viviendo en un futuro de la producción de leche. Y las ayudas, que son necesarias, sobre todo en el proceso de cambio, se deben de reorientar hacia estos modelos de producción y combatir así datos catastróficos como que «solamente en los últimos 8 años han desaparecido un 60% de las explotaciones en Euskadi y un 43% en Nafarroa».