EDITORIAL

PROPORCIONAR ALIMENTOS

Desde el mundo campesino son muchas las denuncias al modelo agrícola global que se nos quiere imponer. Y entre ellas destaca la crítica a la dichosa  cantinela que subraya los [supuestos] beneficios del comercio de alimentos y que acaba definiendo las políticas agrarias de muchos territorios. ¿Beneficios para quién? Para las grandes corporaciones y la agricultura intensiva, pero no para el pequeño campesinado que ha visto como las puertas abiertas al comercio ha supuesto la especialización de muchas tierras a cultivos de agroexportación, perdiendo control y soberanía local; ha sufrido como, por encima de producir buenos alimentos, ha primado su capacidad competitiva, compitiendo con otros y otras pequeñas campesinas de cualquier parte del Planeta; o han observado como finalmente en tanto trasiego de alimentos los beneficios se almacenan en manos de la distribución o las grandes empresas de la transformación.

Sin renunciar al comercio de alimentos, desde la Soberanía Alimentariaestán claros los valores que deben marcar las conductas y modelos para suministrar alimentos desde el campo a la población consumidora.  Y no son precisamente valores económicos (como los que priman en la restauración colectiva o en el conglomerado de la distribución de alimentos vía grandes superficies, como denunciamos en sendos artículos de la revista),  sino una apuesta clara por aquellos circuitos que acercan los alimentos desde la producción al consumo; que anudan las preocupaciones y necesidades de las gentes productoras  con las de las gentes consumidoras; y que hacen posible compartir una ética rural en el campo y en la ciudad.

Como veremos en éste número, las fórmulas de comercialización más cortas son también las más respetuosas con el ecosistema (combatiendo tanto problemas locales como situaciones tan graves como el Cambio Climático); son las que permiten afinar los precios de los productos generando beneficios suficientes para las y los productores sin abusar de quienes pagamos por ellos; y lógicamente son propuestas que, insertadas en los planteamientos políticos de la Soberanía Alimentaria, ayudan a crear economía social y empleo.

Pero también desdela Soberanía Alimentariasomos conscientes que en estos aspectos de suministro y comercialización de alimentos hay mucho camino por recorrer. Si por un lado es claro que son incontables la cantidad y diversidad de propuestas para llevar a cabo circuitos alternativos que se aparten del sangrante modelo de distribución supermercadista actual, también es cierto que hay muchas incertidumbres y desarrollos por completar y por cuestionar. Como presentamos en el artículo firmado por nuestro compañero Fernando Fernández y en el conversatorio campesino, los problemas con los que se encuentran las personas productoras que ha apostado por ‘hacer’ soberanía alimentaria son muchos. No es nada fácil, el entorno no es propicio, ciertamente, pero también debemos mirar hacia nuestros propios movimientos y organizaciones para reconocer dónde y cómo tenemos que apoyar y centrar esfuerzos. Creemos que es el momento de seguir multiplicando el número de experiencias, con sus errores o aciertos, para aprender de ellas, así como ir tomando posicionamientos al respecto.

A eso también queremos, desde este número de la revista, aportar algunas reflexiones. Por eso encontraréis artículos que abren nuevas miradas desdela Soberanía Alimentariaa temas controvertidos como el comercio justo, los sistemas de certificación o  las carencias de algunas redes de distribución ; y analizamos propuestas que –creemos- han venido a reforzar las  formas de practicar estos modelos de comercio, como los Sistemas Participativos de Garantía

Pretendemos pues, un ejercicio de preguntas, dudas y algunas posibles respuestas, que colaboren a profundizar, en todas aquellas plataformas y espacios de debate, en la construcción de una propuesta política como esla Soberanía Alimentaria.

Un comentario en “EDITORIAL

  1. primeramente es para saludarlos por los articulos relacionados sobre seguridad alimentaria y biodiversidad,que es muy importante la seguridad alimentaria en los momentos actuales de crisis y en proteger los alimentos y semillas naturales y no los transgenicos,desendo recibir mas informacion de la nueva tecnologiua de seguridad alimentaria muchpos saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s