PERSONAS QUE LUCHAN TODA LA VIDA, ESAS SON LAS IMPRESCINDIBLES

Jerónimo Aguado Martínez

Son residuales, quedan pocos y pocas, la modernidad y el agronegocio se encargo de acabar casi con ellos y ellas. Se les llamó individualistas, pero ellos y ellas fueron capaces de articular diversidad de fórmulas comunitarias para abordar los problemas cotidianos de la vida rural. Les decíamos que no tenían noción de la realidad, pero ellos y ellas crearon y recrearon muchas pequeñas partes de la vida que daban sostén al mundo. Al no dominar los nuevos lenguajes y formas de comunicación muchas y muchos de ellos contabilizaron en las listas del analfabetismo formal. Las escuelas de agronomía pronto instrumentalizaron sus conocimientos, robándoselos para elevarlos a categoría de científicos. La derecha política también quiso sacar buena tajada de ellos y ellas aprovechando el valor del conservacionismo para apuntarles a sus filas derechonas, no sin antes haberles tratado de paletos. También la izquierda hizo de las suyas con los hombres y las mujeres del campo, y en nombre del progresismo intelectual trató a nuestras gentes de “pobres, tontos, feos y de derechas”.

Pero ellos y ellas, en el silencio más profundo, siguieron ignorando la cultura del tener y la acumulación insaciable, a la vez que producían con gran exactitud y de manera sustentable los bienes y los alimentos que necesitaban para sus comunidades. No reciclaban nada porque los residuos que producían eran imbuidos en los ciclos naturales de la reproducción de la vida. Nunca aprendieron a dominar el mundo, pero sí a gestionar a la perfección los entornos que los acogían.

Hoy nos cuesta mirarles a la cara; y, aunque muchas personas decimos identificarnos con ellos y ellas, somos incapaces de escucharles más de cinco minutos seguidos. Su lenguaje es breve, corto y conciso, y por eso nos cuesta adentrarnos en él, ignorando cuanta sabiduría y profundidad encierra.

Ellos y ellas son rostros campesinos, los muy pocos que nos quedan en los caseríos, aldeas y  pueblos, que nada tienen que ver con los agricultores y agricultoras modernos, y  poco también con quienes están de vuelta al campo.  Pero todavía son y están, la mayoría con muchas arrugas en la frente, encorvadas de tanto apego a la tierra.

Por suerte, algún hijo e hija recogieron su testigo, también éstos, muy pocos y pocas, están… E incluso los hijos y las hijas de sus hijos, que también recogieron el testigo, el bagaje y el conocimiento de sus antepasados, el saber hacer, las culturas campesinas que son, sin lugar a dudas, la base para hacer del trabajo con el ganado y la tierra una forma de vida que permita la SOBERANÍA ALIMENTARIA DE TODOS LOS PUEBLOS.

Octubre 2012

DSC01999

 

3 comentarios en “PERSONAS QUE LUCHAN TODA LA VIDA, ESAS SON LAS IMPRESCINDIBLES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s