Manos de jornalera. Entrevista a Lola Álvarez.

Jesús García, Mesas de Convergencia de Córdoba, colectivo perteneciente al Comité de Apoyo a Somontes

“Bueno, yo llevo doce años en los que soy responsable del SOC (Sindicato de Obreros del Campo) en la provincia de Córdoba pero, desde los 16 años y, aunque pertenezca al sindicato, soy jornalera. Yo vengo de una familia de jornaleros, mi padre faenero y jornalero, somos nueve hermanos, todos jornaleros. Yo soy de Posadas, viviendo desde que nací en Posadas. Y los nueve hermanos vivimos del trabajo del campo. Yo, desde que entro en este sindicato, en el 2001 y, por pertenecer al sindicato, por hacer lo que hago que es reivindicar los derechos de los trabajadores, a mi quieren quitarme de jornalera pero no lo van a conseguir. Ante todo soy jornalera, y muy orgullosa de ser jornalera; y quiero ganarme mi comida con mis manos, y tener la cabeza bien alta, que no me tengan que señalar en ningún momento.”

Estas son las primeras palabras que nos habla Lola, palabras sinceras y directas, cargadas de verdad, que nos llegan muy adentro; tanto como el tacto de sus manos, duras y agrietadas como la tierra que trabajan.

somonte_4Hemos llegado a Somonte, y nos recibe un calor extraño de Octubre. Apenas un pequeño desvío en la carretera nos indica la entrada a la finca, y varios kilómetros de camino de tierra, entre campos sembrados de piedras, nos llevan a las casas y las naves donde resisten los jornaleros del SAT y del SOC, que mantienen la ocupación y la explotación de Somonte, como nos dejan bien claro las siglas de los sindicatos, a las puertas de la finca, y varios lemas escritos en sus paredes, entre los que destaca uno muy claro, de voz alta y fuerte: “SOMONTE PAL PUEBLO, QUE LO SEPA TODO EL MUNDO”.

Lola Álvarez, la jornalera y líder sindical que hemos venido a conocer, nos recibe en una de las naves de la finca, donde comenzamos a hablar de todo aquello que queremos preguntarle para conocerla mejor, a ella y a la lucha en la que está inmersa; entre fotos de líderes sindicales y políticos, banderas y algunos aperos, Lola nos habla del día a día en la finca, desgranando sus palabras, sembrando siempre en el corazón de los que la escuchan:

“Nosotros, al siguiente día de ocupar, ya estábamos limpiando la tierra, porque estaba llena de rastrojos, llena de piedras, habréis visto al entrar los montones de piedras, esas las hemos quitado una a una. Y hemos empezado a labrar, y a sembrar, con semillas y plantas que la gente nos iba aportando. También, como mi padre ha sido jornalero y tiene un pequeño huerto, él les saca las semillas a los productos que recoge, y la mayoría de las plantas de nuestro huerto provienen de mi padre. Ahora, como hemos podido poner más tierra en cultivo, nos levantamos a las siete de la mañana, a las ocho estamos trabajando, hasta las una y media o las dos, y por la tarde, estamos desde las cinco hasta las siete y media o las ocho; aquí a lo que se viene es a trabajar. Cuando le preguntan a una jornalera si el trabajo del campo es duro, es verdad, si lo es pero, dentro de su dureza es bonito porque a mí me gusta trabajar en el campo, es muy duro bajo el calor andaluz, pero si te gusta el trabajo que estás haciendo, se lleva.”

Aunque Lola es madre, sus hijos son ya mayores; pero le preguntamos por las dificultades añadidas que se encuentra una mujer cuando, a su trabajo en el campo, se le une el cuidado de los hijos y el arreglo de una casa:

Es difícil, es muy difícil; yo tengo la suerte de tener la familia que tengo que, aunque somos todos jornaleros, somos una piña y nos ayudamos unos a otros; tengo dos hijos que son ya mayores y, aunque no trabajan, están en el pueblo, en Posadas, con mis padres y mis hermanos; cuando mis hijos han sido chicos yo he estado trabajando, el padre de mis hijos también es jornalero, entonces, hay dificultad y, si encima perteneces a un sindicato que está al pie de tajo, es aún más difícil: no te puedo decir las denuncias que tengo, me piden cárcel, me han pegado pero…aquí sigo; el resto de mis compañeras, aquí hay muchísimas jornaleras, aunque no puedo decir su nombre, la mayoría de las que aquí estamos dependemos del jornal del campo; y es muy difícil compaginar el trabajo de jornalera con la crianza de los niños, o el cuidado de la casa. Pero se lleva como se puede. Nosotras nos acordamos cuando nos quedamos solas en el campo, cuando los hombres se fueron casi todos a trabajar en la construcción, y eso fue duro. Nos quedamos haciendo e trabajo más duro, y cobrando menos muchas veces. Hasta que hemos dicho se acabó, en el convenio no pone ni hombre ni mujer.”

La reivindicación está presente en cada una de sus palabras, y así se explica el origen de la ocupación de la finca de Somonte:

“Entonces, si hay tanta falta de trabajo, si hay tanta falta de crear estos cultivos sociales, pues nosotros decidimos ocupar la tierra, estas cuatrocientas hectáreas de Somonte, porque eran las siguientes que entraban en subasta cuando nosotros nos enteramos. ¿Cómo se pueden tener cuatrocientas hectáreas sin cultivar? Lo que hace falta es ganas de trabajar, y nosotros la tenemos. Nosotros llevamos aquí siete meses, y hemos puesto a producir tan sólo dos hectáreas y media, porque estamos hablando de una tierra que no tenía nada y la gente que estamos aquí tampoco tenemos medios para hacer inversiones, que es lo que necesita esta tierra. Con la solidaridad de la gente que viene, que nos trae semillas, nos trae plantas y que vienen a echar jornales, hemos podido poner en riego estas dos hectáreas y media, limpiar el pozo y poner un motor para regar, poder comer de estos productos y, gracias a colectivos como La Tejedora, podemos vender algunos de estos productos; también vendemos en algunos de los pueblos de la zona. Nosotros buscamos poner en producción las cuatrocientas hectáreas, a través de la fundación de una cooperativa, con cultivos sociales, que den mucho empleo. Somonte tiene que ser para todas aquellas personas que puedan venir aquí a trabajar, da igual de donde vengan.”

El concepto de soberanía alimentaria, entendida como el derecho a poder decidir sobre el uso de la tierra; una tierra que nos da alimento pero también trabajo, que no sea un producto para la especulación; este concepto está muy presente en las palabras de Lola, y en todo el trabajo y las ideas de las jornaleras y jornaleros que ocupan Somonte. Pero siempre presente el matiz, fuerte de contenido, sobre la propiedad de la tierra:

“Siempre defendemos este tema. ¿Quién no quiere tener esta tierra para cultivos que no sean especulativos y que generen puestos de trabajo? Siempre vamos a denunciar la especulación de los productos del campo, de la comida. ¿Por qué mandamos nuestros productos hacia fuera, con el sello de otros lugares? Perdemos así nuestra identidad, ¿por qué tenemos que entrar en este juego? ¿Por qué no podemos tener nuestro propio nombre y poder trabajar para nosotros? Pero no queremos nunca la propiedad de la tierra, la tierra no puede tener dueño, nosotros sólo queremos la tierra para trabajar, para criar cultivos que generen puestos de trabajo, que podamos vivir de nuestro trabajo en la tierra, poder vivir del trabajo y de los productos que genera la tierra, eso es lo más digno que puede tener una persona. No podemos consentir que se especule con la tierra, lo mismo que no se puede especular con el agua o con el aire.”

Trajimos la idea de preguntar a Lola por su vida como jornalera, sindicalista, como mujer y como madre; pensamos en poder hablar de todo ello como si fueran temas diferentes, pero Lola nos ha demostrado con sus palabras que eso no es posible, que todos esos papeles están juntos bajo su piel y que para ella, y para sus compañeras de lucha, la mujer sindicalista y la madre jornalera son una misma cosa.

Un comentario en “Manos de jornalera. Entrevista a Lola Álvarez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s